La planta de Tratamiento de Efluentes de Citrusvil tiene por finalidad instalar un circuito de producción limpio que contribuya con la sustentabilidad de sus actividades y a la producción de biogás a partir de los efluentes que genera en sus procesos industriales. La empresa, en su proceso de generación de biogás, evita la emisión a la atmósfera de gases de efecto invernadero y genera un beneficio ambiental para la protección del medio ambiente. “En 2018, la empresa reemplazó por biogás un 19,7% del gas total requerido por sus industrias, con una tendencia ascendente hacia el futuro”, explica el Lic. Germán Roig Babot, jefe de planta de tratamiento de efluentes.

En ese sentido, el efluente generado por las plantas industriales requiere un tratamiento responsable de manera de tornar sustentable a toda actividad industrial. La empresa implementó su Programa de Efluente Cero hace más de una década. A partir de este programa, fertirriega con sus efluentes tratados más de 600 hectáreas que comprenden a sus fincas San Juan, Cevil Pozo y El Corte. De esta manera, Citrusvil evita el vuelco de sus residuos líquidos hacia cursos de agua y consigue un crecimiento sustentable de su industria.

Gráfico CL Sustentable

Descripción del proceso productivo 

Citrusvil procesa 350.000 toneladas de limón por campaña procesando, como productos principales, aceite esencial de limón, jugo concentrado y cáscara deshidratada. Para la obtención de los mismos se utilizan aproximadamente 4 m3 de agua por cada tonelada de fruta procesada, lo que genera alrededor de 10.000 m3 de efluente líquido por día.

Citrusvil es la primera industria citrícola en el mundo en desarrollar un sistema de tratamiento de efluentes líquido aprobado como Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) por Naciones Unidas. El sistema de tratamiento de efluentes permite recuperar biogás suficiente para abastecer aproximadamente el 20% del consumo de las calderas de planta industrial, destino que se da actualmente al combustible. Como beneficio adicional se evita la emisión de metano a la atmósfera, cuyo efecto invernadero es superior al del CO2. La planta industrial tiene cero efluentes líquidos puesto que el agua, una vez tratada, se utiliza para el riego de las plantaciones de limones, cumpliendo con la normativa para tal fin.

Gráfico de barras del proceso de producción de biogás

Citrusvil agrega valor a través de energías renovables

A raíz de la implementación de la ley 27.191 y del programa nacional denominado Renovar, el cual promueve la generación de energía eléctrica a partir de fuentes renovables, Citrusvil impulsó un proyecto para transformar el biogás que genera en energía eléctrica. Desde el año 2017, Citrusvil trabaja en un proyecto que permitirá entregar al sistema eléctrico una potencia de 3MW.

De esta manera nace en el grupo empresarial el proyecto de energía de Citrusvil para la comercialización de energía eléctrica renovable. “El objetivo es que la planta de energía se encuentre funcionando para abril de 2019”, dice el jefe de planta de Tratamiento de Efluentes de Citrusvil. El plan Renovar, en el cual se sustenta el proyecto, garantiza la venta de la energía generada a través de un contrato firmado con CAMMESA (Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico) por un período de 20 años. “Este contrato nos garantiza el despacho de la energía generada y un flujo de fondos de bajo riesgo”, explica el Ing. Luciano Uda, jefe de energía del grupo empresarial, y deja en claro que este proyecto da apertura a una nueva unidad de negocio para el grupo.

El equipo del proyecto se constituye principalmente de dos sectores que trabajan en conjunto: el sector de tratamiento de efluentes de Citrusvil con el sector de energía del Grupo Lucci. “Ambas encuentran este punto en común para aprovechar el biogás y los beneficios de las energías renovables”, comenta Luciano Uda.

Sin dudas, con la generación de energías renovables Citrusvil tendrá un gran impacto y generará mayor valor a su planta de Tratamiento de Efluentes. A partir de este proyecto, esta planta dejará de ser una unidad de servicios para convertirse en una unidad productiva. “Es un proyecto muy desafiante. Todos los que trabajamos en la planta de Tratamiento de Efluentes estamos orgullosos de lo que hacemos porque es la única planta de este tipo que funciona al 100%. Además, se conoce el aporte ambiental y económico que estamos haciendo”, concluye Germán Roig Babot.