La propagación del Coronavirus llegó a la Argentina en un momento clave para la citricultura local. Justo cuando Citrusvil se preparaba para iniciar la campaña 2020, la empresa se encontró frente a una situación inesperada, que la llevó a replantear sus acciones y acondicionar las instalaciones para poder mantener activos los procesos productivos, redoblando los esfuerzos para mantener seguros a sus colaboradores.

Citrusvil inició la temporada con el objetivo de exportar unas 40.000T de fruta fresca y, considerando que este año sus fincas están ofreciendo una mejor calidad de limones gracias a la mejora continua en la gestión, sumado al acompañamiento del buen clima, la empresa puede seguir brindando a los clientes un producto acorde a sus requerimientos, cumpliendo con todos los compromisos comerciales asumidos desde el principio.

Los primeros envíos estuvieron mayormente destinados a los mercados de Rusia, Ucrania, México, Canadá, Lejano y Medio Oriente, y sobre mediados del mes de abril dieron inicio a nuestros programas de embarques para Europa y Estados Unidos, país adonde apuntan a triplicar el volumen de exportación con respecto al año pasado. Al momento Citrusvil lleva exportadas a todos los destinos alrededor de 14.000 T, lo cual refleja un importante avance con respecto a los objetivos planteados inicialmente.

Sin embargo, somos conscientes de que la temporada se presenta como compleja e incierta, ya que debemos considerar diferentes variables que entran en juego a partir del panorama planteado por la pandemia, además de la competencia interna y externa”, comenta Francisco Rotella, Gerente Comercial de Fruta Fresca de Citrusvil.

Por un lado, si bien se percibió un incremento en la demanda del limón, debido a la importancia de la Vitamina C para el fortalecimiento del sistema inmune y a la necesidad de la población de mantenerse lo más saludable posible, también hubo una fuerte contracción del consumo por parte del canal HORECA (Hoteles, Restaurants y Cafetería), un sector crítico para la industria alimenticia, el cual representa el 40% del consumo en Europa, y el 60% en EEUU.

Por otro lado, se suma Sudáfrica a la competencia, que este año está decidido a exportar un volumen de 400.000 T. de limones, frente a las 300.000 T. que busca alcanzar Argentina, lo cual implica que tendrá un importante protagonismo en el mercado internacional. Por último, si bien España tendrá una producción menor, este país sigue teniendo una participación activa en el mercado europeo.

“Teniendo en cuenta los volúmenes ya embarcados por el Hemisferio Sur (Argentina y Sudáfrica), y considerando el potencial de cargas que tienen estos orígenes, la incógnita pasa por saber cómo será el consumo a partir de la actividad turística post COVID-19 principalmente en Europa, destino que representa para nosotros en particular, y para Argentina en General, aproximadamente el 60% de los envíos de limones”, concluye Rotella.

En cuanto a la producción industrial, comenzaron la temporada con un objetivo de molienda de 250.000 T. de fruta. La puesta en marcha de los estrictos protocolos establecidos por la empresa para poder asegurar la continuidad de nuestras operaciones, les permitió iniciar la temporada en tiempo y forma, y avanzar correctamente con la producción, al punto de que al día de la fecha llevan 90.000 T procesadas.

Este volumen está por encima de lo inicialmente proyectado, lo que nos da a entender que, a pesar de las limitaciones generadas por la pandemia, la empresa se muestra firme y positiva en miras al objetivo planteado”, destaca Alex Nolte, Gerente Comercial de Industria de Citrusvil.

Si bien desde un principio se esperaba para este año una disminución del 10 % en la producción de limón a nivel nacional, a medida que avanza la campaña la caída de la misma aparenta ser aún mayor que la pronosticada inicialmente. Sin embargo, la baja en la producción de España los alienta a pensar en la posibilidad de lograr ubicar mayor cantidad de jugo en los distintos mercados.

A diferencia de la fruta fresca, los jugos no tuvieron el mismo impacto en el aumento de las ventas a pesar de contener también vitamina C. Aun así, cabe destacar que en Citrusvil el mercado de este producto se encuentra recuperándose, y que las ventas de cáscara y aceites se están desarrollando a un buen ritmo.

Muchos y diversos son los factores externos que hoy interfieren en las operaciones en general, y es por eso que debemos tratar de anticipar los inconvenientes, para así poder minimizar el impacto que los mismos pudieran tener sobre nuestra organización”, añade Alex.

La incertidumbre a nivel mundial está generando un comportamiento impredecible en los compradores que dificulta la planificación a largo plazo, lo cual pone a la empresa ante el desafío de repensar sus estrategias y ser más creativos en el día a día.

Mientras tanto, desde Citrusvil continúan trabajando para garantizar el abastecimiento responsable de sus cadenas de suministro, enfocados como siempre en la investigación e innovación para mejorar su portfolio de productos y desarrollar nuevas soluciones que satisfagan las necesidades específicas de los clientes, cuidando al mismo tiempo de la salud e integridad de sus colaboradores, proveedores y consumidores.